Los Libros y Escribir


A veces quisiera haber escrito algo, alguna nota de recordatorio, cita impresionante de cada libro que he leído a lo largo de mi vida,  o de menos una impresión general. Pero...pero, quizá no hay diario suficiente, con hojas suficientes, con freno suficiente para pausar la lectura, o frenar el tren de  los pensamientos, y mucho menos detener la vida que reclama ser vivida  cada segundo, cada respiro, para escribir. Ni qué decir de la creatividad literaria que también apuesta a los vapores, al hervor de la vida para existir.

De pronto pensaba en esos puntos elementales para un escritor, y sopese la posibilidad de que quizá haya que equilibrar el tiempo entre vivir, leer y escribir hasta sangrar los dedos. Escribir es dejarse fluir, dejar escurrir ese fluir con voces y matices propios, esas bases podrían engendrar un texto original sin demasiada influencia y con solo la extrañeza suficiente para mover mundos alternos a la realidad.

Recuerdo haber leído La Botella Azul de Ray Bradbury una mañana en el trabajo de suplente en la biblioteca de la preparatoria, obvio, la lectura tuvo que llevarse a cabo en los momentos libres en que no había estudiantes que requerían asistencia alguna. De esa lectura apresurada rescaté dos notas escritas más tarde a la luz de la memoria:

"Toda mi vida, pensó Beck, he hecho nada, y nada dentro de la nada"

Naturalmente no sé porqué esas líneas en particular me parecieron relevantes en su momento, pero no puedo dejar de admirar su mensaje oculto como un vínculo entre el libro y yo.

Resultado de imagen para libros y escribir

"Caminaron juntos en la ciudad en ruinas (....) -Espera! dijo Beck. Acopó las manos en su boca y dio un fuerte grito: -¿Estas allí?- ....Allí, respondió el eco, y cayeron torres, fuentes y pilares de piedras se doblaron en sí mismas. Así era en estas ciudades. A veces, torres tan hermosas como una sinfonía caerían ante una palabras hablada. Era como ver una cantata de Bach desintegrarse ante tus ojos"

¿Cómo ignorar líneas de semejante belleza?  lástima que no he podido leer completo el libro, otros asuntos, libros, acontecimientos se han atravesando entre La Botella Azul y yo.

Luego este pensamiento; El hombre que admira el cielo, en verdad ¿Siente humildad o busca un espejo? se derrumba en la respiración. La música continúa hasta pasadas las once.

¿Les había comentado que he abierto un espacio alterno en la virtualidad para publicar cosas precisamente relacionadas con libros, música y temas sociales? está abierto en wordpress, al cual están todos cordialmente invitados, justo estoy por subir algo sobre el libro de Dioses Americanos de Nail Gaiman, así que si les sobra un ratito, dense una vuelta y ya estando allí compartan la página, o tomen nota del enlace para que me visiten cuando quieran. Sobra decir que pueden comentar inmisericordemente. Se han armado buenas discusiones en algunas entradas.

El enlace aquí: https://osorniobeatriz.wordpress.com/

Si por angas o mangas no funciona el enlace, en la barra lateral está "Para emerger un día" de allí pueden saltar.

Nos leemos.

Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

6 comentarios

Entradas más populares de este blog

LA PALABRA HERACLITIANA

Soy lo que Soy

GRACIAS